Noticias con mirada de periodistas

El impacto de los tarifazos se empieza a sentir en las áreas de Acción Social de los municipios

05.05.2018 18:15

Funcionarios reconocen que en las últimas semanas aumentaron significativamente los pedidos de ayuda, sobre todo para pagar boletas de luz y gas. Temen que la situación empeore cuando llegue el invierno.

Juan Ignacio Schwerdt / jschwerdt@lanueva.com

   El otoño avanza, ya se vislumbra el invierno y poco a poco se está haciendo realidad uno de los escenarios que más preocupa a los intendentes: un aumento significativo de los pedidos de asistencia, en las áreas de Acción Social, para hacer frente a los tarifazos de energía eléctrica y gas.

   Los referentes de las áreas de Acción Social de la región no ocultan su inquietud. En mayor o menor medida -dicen-, la demanda de ayuda está subiendo y no solo no saben cuándo llegará a su techo, sino que tampoco tienen la certeza de que podrán hacerle frente con los ajustados presupuestos municipales.

   “Hoy lo que más nos piden es ayuda para pagar la luz. Por las boletas de gas no piden tanto, pero es porque todavía están llegando las facturas de los meses más cálidos”, contó a La Nueva. la titular de Desarrollo Social de Saavedra, Marta Paniagua.

   La funcionaria aclaró, de cualquier forma, que ve con inquietud lo que pueda sucederr cuando arranque la temporada invernal.

   “El gas me preocupa más que la luz, sin dudas; y eso que este año dimos muchos más subsidios para pagar las boletas de energía eléctrica que en 2017”, sostuvo.

   Paniagua dijo que incluso temen que la demanda de ayuda “se dispare” entre vecinos que tienen trabajo pero que igualmente están teniendo problemas para abonar las facturas y el alquler.

   “Estamos trabajando para hacer frente a la demanda, pero no descartamos que se pueda complicar. Apostamos a que no, pero bueno... De leña, por ejemplo, nosotros previmos un gasto de 330 mil pesos. No sabemos si va a alcanzar o no; eso lo iremos viendo sobre la marcha, de acuerdo al clima y a la cantidad de familias que nos pida ayuda”, resaltó.

   También se espera un aumento de la demanda de garrafas sociales o con precio bonificado.

   Rosana Sotelo, de Acción Social de Monte Hermoso, dijo que “el aumento de los pedidos, de un año a otro, se nota mucho”.

   “La demanda ni siquiera bajó mucho durante la temporada de verano, cuando históricamente en esa época del año la gente no venía porque se empleaba en el sector turístico”, refirió.

   “La situación, hay que decirlo, nos da cierto temor, porque no sabemos si con el presupuesto se va a poder hacer frente a la demanda. Hay un presupuesto acotado, y hay que ver muy bien cómo se distribuye. Y, llegado el caso, habrá que fijar prioridades. Es una situación delicada y dolorosa, porque hay personas que tienen un ingreso mensual fijo y tampoco les alcanza”, agregó.

   En ese distrito se está trabajando en un banco de leña que permita hacer frente a la demanda durante el invierno.

   “Al mismo tiempo, con el Concejo Deliberante estamos impulsando un proyecto que contemple a las personas que no pueden recibir la garrafa social de la Anses, a fin de subvencionarles el 50% del costo de una o dos unidades mensuales durante la época más fría”, refirió.

   Patricia Encina, de Guaminí, coincidió en que se está dando un nuevo paradigma en Acción Social.

   “Desarrollo Social apunta, por lo general, al que menos tiene, al más vulnerable; sin embargo, hoy hasta quienes tienen un trabajo estable están complicados para pagar las tarifas. Algunos hasta vienen a pedirnos ayuda”, reconoció.

   Dijo que, además de ayudar “desde las posibilidades del municipio”, su cartera está asesorando a los consumidores para que accedan a la tarifa social o reduzcan su nivel de consumo.

   “Por ahora venimos manejando bien la situación, pero la llegada del invierno nos preocupa. Yo creo que se va a seguir incrementando la demanda. No sólo por las tarifas, por todo. Suben los alimentos. Es muy compleja la situación. En lo personal, me preocupa mucho. Acá los inviernos son complicados, más demandantes”, disparó.

Las comunas oficialistas, con los mismo problemas y temores

   En los municipios cuyos intendentes responden a Cambiemos la situación es idéntica. Ariel Heim, de Desarrollo Social de Coronel Dorrego, dijo a este diario que ya en febrero percibió un mayor número de pedidos de ayuda, lo que deja entrever que esta será “una temporada invernal bastante complicada”.

   “Por un lado viene la misma gente que venía antes, pero con 4 o 5 facturas para que se las paguen; sobre todo, de gas y energía eléctrica. Y, por otro, aparecieron personas a las que antes nunca se había asistido, también por facturas de servicios”, describió.

   El funcionario aclaró que un problema que están notando es que muchas familias “tienen dificultades para adecuar el nivel de consumo de servicios a sus posibilidades de pago”.

   “Está costando ese cambio de mentalidad, más allá de que desde Desarrollo Social los estamos acompañando. Mientras no se produzca y no haya un consumo racional, estamos complicados”, explicó.

   En cuanto al aumento de la demanda y las posibilidades presupuestarias, dijo que, al menos por el momento, “no hay sobresaltos”.

   “Es cierto que los presupuestos municipales fueron armados a fines de 2017 y con determinadas pautas de inflación, pero por el momento vamos llevando la situación bien”, aclaró.

   Liliana León, de Puan, coincidió en que los principales pedidos, hoy, pasan por ayuda para pagar las boletas de energía eléctrica.

   “Para el gas también, pero menos. Sobre todo, porque todavía están viniendo los consumos del verano. En electricidad sí hemos notado un incremento. No es exagerado, pero existe”, dijo.

   La funcionaria reconoció que se espera un invierno complicado.

   “Uno lo estima en función de una percepción macro, porque todavía la demanda no llegó a su pico como para hacer una evaluación. Habrá que ver qué pasa cuando se intensifique el frío”, finalizó.

La Nueva

twits a: @dinoderadio

Creado por Julio Torreguitart