Noticias con mirada de periodistas

Coronel Suárez: le donó el riñón su amigo y el trasplante fue un éxito

22.03.2018 19:10

Según los médicos, ahora sólo resta esperar la evolución de ambos pacientes.

 “¿Qué se sabe de Joni y Nico?”

   La pregunta se replicó en miles de hogares de Coronel Suárez, en la mañana de hoy, y finalmente tuvo respuesta hace algunas horas: el trasplante de riñón entre los amigos fue un éxito.

   “La operación desde todo punto de vista fue excelente. Si bien esperábamos alguna complicación porque Nico no pasó una buena noche, todo resultó bien”, contó Julio Waispek, padre de Nicolás, desde el Sanatorio Austral de Pilar.

   El corazón de la comunidad volvió a latir, la tensión se aflojó, las lágrimas contenidas salieron, el nudo en el estómago se esfumó. Uno de los riñones de Jonatan Maier está ahora en el cuerpo de su amigo del alma, Nicolás Waispek, y ambos evolucionan como se esperaba. Triunfó la vida, ganó la amistad.

   La operación duró más de tres horas y media. Comenzó pasadas las 8.30, con las familias de ambos apiñadas fuera del quirófano, y terminó cerca del mediodía. Minutos después los médicos anunciaron que fue un éxito, aunque aclararon que ahora viene una parte vital de la intervención: que el cuerpo de Nico acepte el órgano donado por Jonatan.

   Confianza sobra.

   “Los cirujanos estaban muy conformes con la operación, porque respondieron los dos muy bien. Ya nos habían comentado que Joni tenía un físico excepcional para hacer una ablación de órganos”, enfatizó Julio.

   “La tensión ahora afloja -refirió-. Ayer pasamos muchas pruebas que le hicieron a Nico; eso, sumado a los nervios, hizo que no durmiera en toda la noche. Sin embargo, estuvo más tranquilo que las operaciones de riñón anteriores”.

“Queremos que esta historia sirva para que muchos más donen órganos”

   Nicolás tuvo síndrome urémico hemolítico a los 7 años de edad, lo que le provocó la atrofia de los riñones.

   Hasta ayer había sido sometido a dos trasplantes de riñón. El último se lo había donado su tío, y lo tuvo por 18 años. Para la tercera intervención -la de hoy- su tía política iba a ser la donante, pero a último momento no pudo y ahí su amigo de toda la vida, Jonatan Maier, le manifestó su deseo de ayudarlo.

   “Ahora lo que hay que esperar es que Nico vuelva a orinar -contó Julio-. Si se da en los plazos establecidos, deberá estar internado por lo menos entre tres y cuatro semanas más, de acuerdo a cómo responda al tratamiento”.

   Jonatan, en cambio, podría dejar el sanatorio el próximo lunes. Cuesta imaginar cómo será el recibimiento.

   “El apoyo de toda la comunidad, a través de las redes sociales, de llamados, visitas, fue inmenso. Se comunicó con nosotros gente que ni siquiera conocemos, de otros puntos del país. Es muy gratificante saber que Nico está en las oraciones de tanta gente”, comentó Julio.

   En cuanto a su hijo, dijo que desde que tuvo su enfermedad fue preparado “para saber que su vida iba a ser de esta manera”.

   “Es un luchador, y lo admiro mucho”, concluyó. (Agencia Coronel Suárez)

twits a: @dinoderadio

Creado por Julio Torreguitart