Noticias con mirada de periodistas

UN TRAMO DE LA RUTA 51

21.04.2015 21:02

Con la firma Guillermo rueda, La Nueva Provincia acaba de publicar un detallado informe del estado de la Ruta 51, en el tramo comprendido entre Bahía Blanca y Coronel Pringles. 
Como es un lugar frecuentemente transitado por gente de la región,  transcribimos el mismo para que su lectura sirva como advertencia a los peligros existentes.

“Ocho muertos y mas de 20 heridos en los últimos dos años y medio
51 ¡Cuidado! Ruta en mal estado.

Guillermo D. Rueda gdrueda@lanueva.com.ar Se trata del tramo entre Bahía Blanca y Coronel Pringles. Un relevamiento realizado por este medio el último 9 de enero advertía un virtual estado de abandono. Hoy, la situación no es mejor.
     A las problemáticas planteadas en forma recurrente por el precario estado de la ruta provincial 51, ahora se suma el deterioro pronunciado de la carpeta asfáltica, así como la ausencia de cartelería indispensable y la rotura de las tachas reflectivas en sitios clave.

La referencia es para el tramo entre Bahía Blanca y Coronel Pringles, donde banquinas con descalces de 25 centímetros y fracturas del pavimento sobre los puentes son las principales falencias. 
     El segmento de 121 kilómetros entre ambas ciudades se terminó de reasfaltar en julio de 2007. No obstante, en dos años y medio se produjeron ocho muertes y 21 accidentes en diferentes siniestros.
     Muchos de estos hechos, es inevitable presumirlo, son consecuencia del pésimo estado de transitabilidad, que se agrava con circunstancias como la lluvia, con el agua ocupando gran parte de los descalces con todo que lo ello implica en el caso de que la rueda del vehículo abandone la ruta.
     Al tratarse de una ruta bonaerense, la responsabilidad de mantener condiciones mínimas y de mantenimiento recae en la dirección de Vialidad Provincial.
     Tras el relevamiento realizado por este medio en enero último, sólo se advirtieron cortes parciales de pastos, en especial de aquellos que superaban la altura de la cartelería, y algunos rellenos de tierra para cubrir los descalces de, en algunos casos, 25 centímetros.
     La ruta 51 es considerada de vital importancia para la producción, en especial por el movimiento de camiones pesados con carga general, durante todo el año, y con soja y otros cereales al puerto de Ingeniero White, principalmente en el verano.
     A ello debe sumársele el tránsito turístico hacia la comarca serrana por parte de quienes evitan circular por la peligrosa ruta nacional 33, hecho que se incentivó a partir de la pavimentación de los 21 kilómetros entre Frapal y Saldungaray.

Peligrosos
     La zona de puentes en el Bajo San José es la más peligrosa. Se trata del kilómetro 689, entre los kilómetros 42,3 y 44,4 desde Bahía Blanca.
     A los pronunciados desniveles, deben sumársele las fracturas en los extremos, la destrucción de varios guardrails en sitios peligrosos y los yuyales que cubren las señalizaciones y las propias defensas metálicas.
     El último corte de pastos no previó la zona alrededor de los carteles, por lo que señales importantes como de alcantarilla, límite de velocidad y prohibición de paso, entre otros, apenas se advierten, en el mejor de los casos, a pocos metros. Esto sucede en los kilómetros 693 y 694, solo por citar dos ejemplos.
     En el kilómetro 699, dos antes de Cabildo, el pasto oculta las indicaciones del puente, así como la vegetación arbórea invade la línea del guardrails y comienza a ocupar la calzada por sobre los dos metros. Este puente se convierte, particularmente para quienes transitan de noche, en una trampa.
     Respecto de los descalces, no todos fueron arreglados. La mayoría aún permanece con una gran pendiente. Un ejemplo se produce en el kilómetro 712, con una caída de 20 centímetros. También en la mayoría de las curvas ubicadas a alrededor de 30 kilómetros de Pringles, en el sector denominado El Despeñadero.
     En esta zona se aprecia, debido al constante tránsito, el hundimiento o ausencia por rotura de las tachas reflectivas. Son las referencias colocadas encima de las líneas amarillas, que denotan los sectores más peligrosos o de prohibición de adelantamiento. Este es un claro síntoma del abandono de la ruta en cuanto al mantenimiento.
     Un deterioro más pronunciado existe en el kilómetro 719, con ahuellamiento y hundimientos de calzada en una lomada. Considerando que se reasfaltó hace cuatro años, resulta incompresible un daño de tal magnitud; solo puede tener el atenuante de la ausencia de una balanza para camiones al final en algunas de las ciudades cabecera.
     La circunstancia de los guardrails caídos, sumada a la altura del pasto que no se corta por la cercanía de la baranda, hace peligrosa una alternativa que debería brindar seguridad.
     El resto de los puentes hasta Coronel Pringles conllevan golpes varios y variados.
     Uno de los más importantes se encuentra a 5 kilómetros de Pringles, a la altura de los arroyos Las Tunitas y El Diecisiete. Allí hay fracturas en los extremos y la vegetación está invadiendo todo el sector que, justamente, asoma tras una curva viniendo hacia el sur.
     Usuarios habituales de la ruta, de vehículos pesados en especial, coincidieron en el pésimo estado de los puentes y de las banquinas con descalce.

Sin anuncios oficiales
     Tras la publicación de la primera nota respecto del estado de la ruta 51, voceros vinculados a Vialidad Provincial adelantaron --a "La Nueva Provincia" -- acerca de un eventual llamado a licitación para la reparación de varios tramos, incluidos los accesos a los siete puentes. De todas maneras, hasta este viernes no se produjo ningún anuncio oficial. En todos los casos, las consultas periodísticas deben realizarse al ministerio de Obras Públicas de Buenos Aires, en La Plata, habida cuenta de la prohibición para hacer declaraciones de los responsables de VP en Bahía Blanca.

Estadística con pocos antecedentes
     En casi dos años y medio a esta parte, un total de 8 muertes se produjeron en la ruta provincial 51, entre Bahía Blanca y Coronel Pringles.
     De los seis accidentes, el más importante fue el acaecido el martes 4 de enero último, con el fallecimiento de tres personas tras el choque de dos vehículos a escasos kilómetros de la cabecera bahiense. Fueron los casos de Mauro Gómez, Martín Cecchini y Florencia Cassagnet. 
     El 8 de septiembre de 2008 hubo una colisión entre dos automóviles, de la que, días después, falleció el ex diputado provincial Carlos Lemos. Sucedió a 40 kilómetros de Pringles. 
     El 22 de diciembre de 2008 murió Raquel Suárez, tras un vuelco de su vehículo (mordió la banquina) a la altura del kilómetro 686. 
     En otro accidente, el 15 de marzo de 2009 falleció Laura Elizabeth Paillán. Fue --en el kilómetro 696,5-- como consecuencia del vuelco de un camión cargado con frutas, que antes había chocado a un ómnibus de pasajeros. 
     El 18 de marzo de 2009 una vecina pringlense, Elida Elmira Peredo, se convirtió en otra víctima fatal. Fue a la altura del kilómetro 679, tras un choque con un camión. 
     El 25 del mismo mes de igual año, Francisca Esturo, de La Plata, falleció al volcar el automóvil que conducía su hijo. Fue en la zona de El Despeñadero, a 30 kilómetros de Pringles.
     Al margen de los casos fatales, existieron, en el mismo lapso de dos años y medio, otros 21 incidentes con más de 24 heridos de distinta consideración.
     Sin víctimas fatales, el último hecho sucedió el último 16 de enero, con un choque frontal entre dos automóviles en el sector del puente del dique Paso de las Piedras.
     El siniestro se produjo alrededor de las 18.20, en el kilómetro 676, cuando un Chevrolet Corsa, conducido por Walter Gómez (29), quien era acompañado por Daniela Dastigue (29), ambos de Olavarría, colisionó con un Ford Escort, ocupado por Luis Carabajal (21) y Gastón Lizaso (24), domiciliados en Coronel Pringles.
     Como consecuencia del violento impacto, el último de los rodados salió despedido de la cinta asfáltica y cayó del puente, mientras que el otro coche quedó depositado sobre la carretera. Las cuatro personas tuvieron politraumatismos de distinta consideración y debieron ser atendidas en centros asistenciales.

Con lluvia
     Uno de los accidentes más graves en la ruta provincial 51 se produjo el último 4 de enero. Dejó un saldo de tres personas fallecidas y otra gravemente herida, todas residentes en Bahía Blanca. Fue a la altura del kilómetro 729, cerca del destacamento de la Policía de Seguridad Vial. El choque ocurrió aproximadamente a las 17.30, en momentos en que una copiosa lluvia caía sobre el lugar, y fue protagonizado por un automóvil Peugeot 307, dominio ECI 184, ocupado por Marcelo Alejandro Caro y Florencia Cassagnet (41, quien falleció), y un utilitario Fiat Fiorino, patente FED 800, en el que viajaban el conductor Martín Alejandro Cecchini (22) y Mauro Daniel Gómez (23), quienes dejaron de existir a raíz de las heridas sufridas.

Una historia reciente
* El tramo de 83 kilómetros de la ruta provincial 51, que nace en Bahía Blanca hacia Coronel Pringles, se repavimentó desde la rotonda a esa carretera hasta la zona donde se ubica el acceso a la localidad de El Divisorio. 
* Los trabajos consistieron en un bacheo profundo, sellado de fisuras, el retiro de la capa superficial con una máquina especial (fresado) y la repavimentación. 
* El resto del trayecto hasta Pringles, de unos 38 kilómetros, había sido repavimentado en 2000, por lo que se consideró que no necesitaba ser reparado. 
* La repavimentación del tramo de 83 kilómetros fue financiada por el plan Caminos Provinciales, con fondos del Banco Mundial, y estuvo a cargo de una unión transitoria de empresas (UTE) integrada por las firmas Decavial SA y Vialco SA. 
* La obra se inició en noviembre de 2004, con un plazo de 300 días que, luego, fue ampliado. Con demoras por múltiples motivos, se concluyó en julio de 2007. 
* El presupuesto original era de 13,98 millones de pesos, pero posteriormente fue modificado por efecto de una redeterminación de precios y un cambio en el plan de obra, hasta llegar a un monto que superó los $ 21 millones. 
* Durante el transcurso de la obra, Vialidad Provincial debió exigir una rectificación porque una parte de los trabajos se había hecho mal. Esto obligó a la UTE a fresar los cinco centímetros de carpeta que se habían hecho en varios tramos y a construirlos de nuevo.
* La obra integral abarcó la repavimentación de 249 kilómetros que unen a Bahía Blanca con Olavarría, por un monto que superó, a fines de 2007, los 40 millones de pesos.

El número
121 Kilómetros separan a Bahía Blanca de Coronel Pringles.

Guardrails bajos
     Las barreras metálicas, situadas en sitios neurálgicos, están en pésimas condiciones y sin mantenimiento. La mayoría se encuentra por debajo del mínimo expuesto de 63 centímetros (deben estar 87 cms. bajo tierra, para un poste metálico de 1,5 metros) que se utiliza en los modelos viales estandarizados.

 

twits a: @dinoderadio

Creado por Julio Torreguitart