Noticias con mirada de periodistas

Pan dulces artesanales llegan a la mesa con aumento del 25%

16.12.2014 22:05

La sidra y el pan dulce son la dupla protagonista de las fiestas de fin de año, con una presencia que no logra opacar al matambre ni al vitel toné.

Por estas épocas, las confiterías y panaderías calientan sus hornos para dorar kilos y kilos de masa repleta de los mejores frutos secos.

Varios de los locales centenarios de la ciudad ya tienen pan dulce que son tradición en la mesa de las familias.

La oferta local se completa con las versiones premium que brindan los supermercados y suelen salir a seducir con packaging bien presentado. De lejos, los más industriales se adaptan a las posibilidades de los bolsillos.

Según indicaron en la Cámara de Confiterías, este año los  pan dulces artesanales registran un incremento del 25%, en línea con el aumento de costos.

Los precios comprenden un rango de entre $220 y $300 por kilo, con una media de 250 pesos.

Uno de los más famosos es el de El Progreso, confitería que ya lleva 95 años en el rubro y se caracterizan por conservar un horno desde 1919, y ofrece a $270 la versión tradicional. Hay una opción más económica sin frutas secas.

Su variedad más destacada es el pan genovés con todos los frutos y perfumado con cáscara de almendras y azahar.

Este año además, incorporan un producto típico de la región de Siena, el “pan forte di Siena”, que es un tipo de turrón redondo como las tortas alicantinas de Navidad. Está elaborado sobre la base de almendras, higos de Smirna, fruta abrillantada, cacao, canela, clavo de olor, pimienta y otras especias.

En Las Violetas, la clásica esquina de Almagro que merece una visita, el tradicional tiene un valor de  $230 y de $280 el pan dulce a la crema.

Renovados

Si las versiones clásicas tienen su estela innegable de fanáticos, desde hace algunos años también fueron surgiendo opciones innovadoras, que se adaptar a las preferencias de las nuevas generaciones.

“Hay versiones con chocolate o sin frutas. Nosotros hacemos uno que le decimos madrileño. Es sólo la miga y tiene un amaretti de almendras por encima”, explica Javier Alonso, titular de la cámara y además dueño de la Confitería La Nueva San Agustín. En su local, ubicado en Palermo, ofrece un pan dulce tradicional desde hace casi 38 años. Tienen con todas las frutas o con distintos frutos por separado y también tipo pandoro. Una alternativa muy demandada es el pan dulce al peso: hacen una gran tira de pan y la van cortando a pedido del consumidor.

Entre las versiones modernas están los de Nucha. Cuentan con una versión tradicional que es del tipo milanés (alto, hecho con molde de papel) y su miga es más bien abudinada y compacta, lleno de frutas secas, pasas de uva y cascaritas de naranja. También hay una versión genovesa, uno milanés con almendra y nuez y otra de chocolate con cascaritas de naranja. El tradicional tiene un precio de $350 el kilo, y el pannetone con cáscara de naranja, chips de chocolate y almendras, 220 pesos.

En Artiaga hay versiones aún más jugadas. Tienen un  pan dulce de nutella y otro de mantecol que vienen haciendo desde el año pasado. Para este fin de año, lanzaron una opción con maracuyá y castañas de cajú. EL kilo tiene un precio de $240 y hay opciones de medio kilo.

En La Nueva Muguet, su dueño es el campeón nacional de Pastelería Artesanal y le hace honores a su título. Las opciones que amasa van desde el tradicional hasta el de chocolate y naranja. La confitería de Villa del Parque también se distingue por su torta negra de Navidad, un clásico europeo que vale la pena probar. El kilo está a 240 pesos.

En tiempos de consumidores mucho más pendientes de comer sano, las pastelerías tradicionales cada  vez se suman más al modelo cero grasas trans, según comentó Alonso. “Se elaboran con productos naturales, sin esencias. Hasta dejé de usar agua de azahar porque me parecía muy invasiva y puede suplirse perfectamente con buena fruta y licor”, agrega.

 

twits a: @dinoderadio

Creado por Julio Torreguitart