Noticias con mirada de periodistas

Más de 7 millones de personas: la obesidad no da tregua en la Argentina

13.06.2017 19:37

107,7 millones de niños y 603,7 adultos son obesos en todo el mundo. La cifra aumentó más del doble en 73 países entre 1980 y 2015. Y la Argentina no escapa a la tendencia: el 23,1% de los adultos y el 6,3% de los chicos son obesos.

Hasta ahí números resultantes de un estudio realizado en 195 países presentado en una conferencia en Estocolmo y que publicó la revista norteamericana New England Journal of Medicine.

La investigación más ambiciosa realizada hasta el momento sobre el tema corresponde al Instituto para la Medición y la Evaluación de la Salud (IHME), de los Estados Unidos e incluyó además una alerta: tener sobrepeso (y no sólo obesidad) avanza como causa de muerte.

Pero más allá de los números plasmados en un informe, que introduce un llamado de atención (de los cuatro millones que murieron en 2015 por enfermedades asociadas con el peso, el 40% tenían un índice de masa corporal por debajo del umbral de obesidad, es decir, tenían sobrepeso) los más de dos mil investigadores advirtieron que la situación global de la obesidad "es una crisis mundial de salud pública creciente y alarmante".

El estudio conocido como Carga Global de la Enfermedad (GDB, su sigla en inglés) a cargo del IHME, instituto independiente con sede en la Universidad de Washington, fue financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates y reveló que, en la región, la Argentina se ubica detrás de México y Venezuela en la prevalencia de obesidad en los adultos, pero después de México, Brasil y Venezuela cuando se trata de los más jóvenes.

En el país, estos nuevos datos también están por encima de los números nacionales en el período 2012-2013, que son los últimos disponibles: el 20,8% de los adultos y el 6,1% de los chicos y los adolescentes eran obesos, mientras que un 57,9% de los mayores de 18 y el 33,9% de los menores de entre 11 y 17 años tenían sobrepeso. Ahora, alrededor de 6,5 millones de adultos y 780 mil chicos y adolescentes son obesos en el país.

"La gente que se encoge de hombros ante el aumento de peso lo hace a su propio riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer y otras enfermedades que amenazan su vida", destacó el doctor Christopher Murray, autor del estudio y director del IHME.

Es que el trabajo incluyó el análisis de otros estudios sobre los efectos del exceso de peso y los posibles vínculos entre el alto IMC y los cánceres de esófago, colon y recto, hígado, vesícula y vías biliares, páncreas, mama, útero, ovario, riñón y tiroides, así como la leucemia. "Casi el 70% de las muertes asociadas con un IMC elevado se debió a las enfermedades cardiovasculares", afirman los autores.

En el capítulo sobre el impacto del sobrepeso y la obesidad en la salud mundial durante los últimos 25 años, los autores comprobaron que la población mundial con exceso de peso aumentó de 2.100 a 2.200 millones entre 2013 y 2015. En ese lapso, la población con obesidad creció de 671 a 711 millones de personas. Además, su prevalencia se duplicó desde 1980 en 73 de los 195 países. En el resto, creció sin pausa. Esos chicos y adultos conviven con un factor de riesgo evitable de las cardiopatías, la diabetes, una decena de tipos de cáncer, los trastornos musculoesqueléticos y la enfermedad renal.

Este estudio define la "obesidad" como un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más, basado en la altura y el peso; "sobrepeso" se considera tener un IMC entre 25 y 30. El IMC es un intento de cuantificar el músculo, la grasa y el hueso en un individuo.

Fuente: Infobae

twits a: @dinoderadio

Creado por Julio Torreguitart