Noticias con mirada de periodistas

Más de 3.000 chicos y adolescentes perdieron a sus madres por femicidios en menos de una década

23.07.2017 18:13

En el 63 % de esos casos están involucrados menores de 18 años.

Los femicidios dejaron sin madre a 3.158 niños y adolescentes en todo el país desde 2008 hasta el primer semestre de este año, es decir que en menos de una década casi todos los días algún chico quedó sin su mamá, asesinada en hechos de violencia de género, según cifras del Observatorio de Femicidios de la organización civil La Casa del Encuentro.

   En el 63 % de esos casos están involucrados menores de 18 años (2.012 niños y adolescentes), advirtió Ada Rico, quien preside esa ONG.

   El femicidio es la última y más grave instancia de la violencia de género, casi siempre precedida por violencia doméstica, amenazas y maltratos en todas sus variantes, un círculo que suele tener cautivos durante "muchos años" a los hijos, quienes, aunque no reciban golpes, siempre resultan agredidos" por la situación que se vive en su casa y la victimización de su mamá, explicó Rico.

   Este año, sólo en el primer semestre, 239 hijas e hijos perdieron a su mamá. De ellos, 153 tenían menos de 18 años cuando ocurrieron los crímenes.

   En 2016, el Consejo de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes intervino en 29.839 casos registrados en la capital federal, de los cuales la mitad estuvo relacionado con situaciones de violencia y, de ellos, el 25 por ciento fueron graves.

   Además, el 40 % del total de llamados recibidos en la línea telefónica gratuita 102 del Consejo, que funciona las 24 horas, correspondió a "alguna situación de maltrato físico, psicológico u otra forma de violencia sufrida por menores de 18 años".

   "Hay que abandonar la creencia que ubica a las situaciones de maltrato infanto-juvenil en la órbita privada de las familias; son actos que lesionan los derechos de los chicos y deben poner en alerta a toda la sociedad", reflexionó Karina Leguizamón, titular del consejo.

   El coordinador de la unidad técnica especializada en Maltrato Infanto-juvenil del Consejo, Mauro Pineli, explicó a Télam que es común que los chicos inmersos en situaciones de maltrato doméstico terminen "identificándose con la víctima o con el agresor", porque esas experiencias "condicionan el modo en que los niños construyen su subjetividad".

   La violencia deja "huellas" y las secuelas pueden ir desde problemas para dormir, de aprendizaje y miedos hasta dificultades para relacionarse con sus pares, reacciones exageradas o, por el contrario, poca capacidad de autodefensa.

   En los casos extremos, como los femicidios, además de perder a su madre, el padre "queda destituido de su función de padre" a los ojos de los niños. (Télam)

twits a: @dinoderadio

Creado por Julio Torreguitart