Noticias con mirada de periodistas

La Política que viene en 2015

04.02.2015 20:19

Con el último fuego de artificio quemado el 31 de diciembre, comienza en Argentina un período signado por las campañas políticas en miras a las elecciones presidenciales previstas para octubre de 2015.

El nuevo sistema electoral prevé para el 08 de agosto la celebración de las elecciones denominadas Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), en las que deben participar todas las agrupaciones políticas que pretendan participar en las elecciones presidenciales de octubre. Las candidaturas que se definen en las PASO son las de Presidente, Senadores y Diputados Nacionales. Vamos a dar un ejemplo respecto de la candidatura presidencial.

El sistema de elecciones primarias de Argentina es de carácter amplio y participativo, tal como su nombre lo indica. Todas las agrupaciones que tengan candidatos que aspiren a la presidencia están obligadas a participar en las PASO. Por ejemplo si en el partido gobernante “Frente para la Victoria” existen varios aspirantes a la presidencia (supongamos Daniel Scioli, Florencio Randazzo, Aníbal Fernández, o Axel Kiciloff por dar tres o cuatro nombres alterativos), todos ellos deben participar en las PASO. Lo mismo ocurriría en el opositor partido, PRO. En este caso imaginemos que al aspirante ya definido Mauricio Macri, le salga un competidor o competidora en su espacio político que también aspire a la presidencia (imaginemos a Lilita Carrió o a Gabriela Michetti para dar dos ejemplos), al igual que en el caso anterior deberán participar los tres en las PASO.

¿Qué objetivo tienen las PASO? El propósito de este sistema electoral es que cada partido defina su interna con la participación de todos los ciudadanos, prescindiendo de la filiación partidaria de los mismos. Esto significa que cada ciudadano podrá, en primer lugar elegir en qué partido quiere definir los candidatos y en segundo lugar votar al candidato que le guste más, del partido que eligió.

Por ejemplo un pensemos en un hipotético “José García” (o sea cualquier ciudadano), que no está afiliado a ningún partido. García podrá elegir UNA y sólo UNA de las agrupaciones que presenten candidatos. Supongamos que decide participar eligiendo entre los candidatos del “Frente para la Victoria”. El día de la elección concurrirá al comicio y en el cuarto oscuro encontrará las boletas de todos los partidos. Como ha decidido participar en la interna del FPV, deberá elegir una de las boletas de esa agrupación, por ejemplo la del precandidato a presidente Randazzo. Lo que no puede hacer García es colocar dentro del sobre dos boletas ya sean del mismo partido o de dos agrupaciones diferentes porque el voto sería inválido.

Nos ocupemos ahora de otro hipotético ciudadano “Juan Pérez”. Imaginemos que Juan Pérez es un afiliado radical, Pérez al igual que García no tendrá ningún inconveniente para decidir participar en la interna de cualquiera de las agrupaciones políticas, aunque no fuere la suya. Supongamos que no le gustan los precandidatos de su partido o que estime que el precandidato que le gusta gana sin problemas la interna o simplemente, imaginemos que tiene ganas de participar en otro partido y decide elegir entre los pre-candidatos del PRO. El día de la elección concurrirá al comicio y en el cuarto oscuro encontrará las boletas de todos los partidos. Como ha decidido participar en la interna delPRO, deberá elegir una de las boletas de esa agrupación, por ejemplo la del precandidato a presidente Macri. Lo que no puede hacer Pérez (al igual que García) es colocar dentro del sobre dos boletas ya sean del mismo partido o de dos agrupaciones diferentes porque el voto sería inválido.

Ahora bien, pensemos que otra hipotética ciudadana, “Juana López”, le interesa el Frente Renovador de Sergio Massa. Es de público conocimiento que Massa en el FR no tiene rivales internos, pero igual debe participar en la PASO. ¿Contra qué candidato? ¿Tiene sentido votarlo en las PASO si no tiene otros aspirantes a la presidencia en su agrupación?

La respuesta es SItiene sentido por que todas las agrupaciones políticas (ya sea que tengan con listas únicas de precandidatos o tengan varios precandidatos), deben alcanzar un piso de votantes mínimo para poder participar en las elecciones presidenciales, (que es un 1,5% del padrón electoral). Si no alcanzan esa cifra no podrán participar en las elecciones de octubre.

Si bien, a esta altura, todavía es prematuro anticiparse y saber quienes van a ser los precandidatos que se van a presentar por cada agrupación y menos aún quienes lograrán sus candidaturas para octubre (ya sea para Presidente, diputados o senadores), las PASO constituyen una oportunidad invalorable para ir conociendo las diferentes propuestas a través de sus actores políticos.

Este sistema, que fue resistido en un primer momento por casi toda la clase política, hoy tiene su carta de ciudadanía como uno de los más participativos y democráticos del mundo.

Si lo comparamos con las primarias de los Estados Unidos, que funcionan como un medio para restringir la participación, el régimen local es mucho más abierto y democrático y en alguna medida ha resultado contra-fáctico a la consolidación de “camarillas partidarias” que manejan las internas imponiendo candidatos. Va de suyo que tales camarillas o patronazgos políticos no han desaparecido, pero al menos hoy existe un instrumento jurídico de suma utilidad, que los ciudadanos deben consolidar aún más, para mejorar la salud del sistema político argentino.

FUENTE:DIARIO EL PESO

twits a: @dinoderadio

Creado por Julio Torreguitart