Noticias con mirada de periodistas

Juego de la asfixia: por qué se arriesgan los chicos

24.10.2014 10:04

Una diversión peligrosa.Según especialistas, es una práctica que tiene que ver con el paso a la pubertad. Pero advierten que ahora crece su difusión por las redes sociales.

Entre risas y humoradas, los chicos lo viven como un juego. No tienen en cuenta los riesgos neurológicos o cardíacos que les puede provocar que un estrangulamiento o una fuerte presión en el pecho los hagan desmayar. Dicen los psicólogos que los atrae la sensación de placer y excitación que les provoca no respirar. Así es el "shocking game" o el "juego de la asfixia": hay videos impactantes que lo muestran en detalle en las redes sociales. Ayer se conoció uno que filmaron chicos de primer año de una escuela secundaria de Pinamar en el que uno de ellos, de 12 años, sufre convulsiones en el suelo.

"Este juego genera mucha excitación en los adolescentes; les genera sensaciones placenteras y el riesgo queda desdibujado. Sobre todo gana adeptos entre los varones. Además, este tipo de juego se presenta como una competencia en la que se mide quién puede más, quién aguanta más", explica a Clarín.com Felisa Lambersky de Widder, médica pediatra y psicoanalista, miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA). Y agrega: "Estas prácticas se dieron siempre en el paso de la infancia a la pubertad, sucede que actualmente se conocen más porque los chicos se filman y lo difunden en las redes sociales".

Para Sara Zusman de Arbiser, médica psicoanalista especialista en niños adolescentes y familias de APA, en estos juegos riesgosos "la víctima se ofrece como en sacrificio, pero negando el peligro que puede producirle. Ese chico-víctima quiere sentirse parte del grupo, teme ser rechazado. También juega el contagio que existe entre adolescentes: una etapa en la que se suele repetir o copiar lo que hacen los otros. En esos casos juega más el instinto de muerte que el de vida; el chico no confía en sus capacidades y copia aquello que es transgresor".

La especialista señala que, en distintas intensidades, a esa edad, en el conflictivo pasaje entre la infancia y la adolescencia, los chicos también sienten placer con las escenas macabras de las películas de terror. "Es la época -describe- en la que se ve claramente que los chicos suelen tener tendencias autodestructivas. En las chicas, por ejemplo, se desarrolla la anorexia. Aparecen otras conductas con esas connotaciones como fumar o tomar alcohol, las famosas 'previas' antes de ir a bailar que a veces terminan en excesos riesgosos. En estos casos siempre hay una historia anterior que lo facilita: algo que el chico padece sale a la luz sin ser conciente del daño que se está haciendo".

"Los adultos siempre tienen mucha responsabilidad. En el caso de la escuela de Pinamar, el juego se desarrolló durante un recreo no en plena clase, y en esos espacios los adultos no deben dejar de mirarlos. Por eso siempre el diálogo de los padres y de los docentes con los chicos es fundamental", subraya Zusman de Arbiser.

El caso de Pinamar fue denunciado por Elsa Campos, mamá del alumno de la escuela secundaria Corbeta Uruguay que fue "víctima" en el juego. La mujer se presentó en la fiscalía de Pinamar. "No se trata de ir contra la escuela, yo lo estoy contando para advertir a otros padres sobre lo que están haciendo los chicos", sostuvo. El colegio suspendió por cuatro días a los cinco chicos que participaron del juego, incluido el hijo de Campos.

twits a: @dinoderadio

Creado por Julio Torreguitart