Noticias con mirada de periodistas

Es de Tres Arroyos, tiene cáncer y va a cumplir el sueño de conocer a los jugadores de Boca

13.11.2017 20:25

"Me comprometo a que puedas venir a visitarnos", tuiteó el presidente "xeneize".

 Thiago Boneiro, un nene de Tres Arroyos que tiene 11 años y lucha contra el cáncer, grabó un video contando su sueño de conocer al plantel de Boca y el presidente de esta institución se comprometió a cumplírselo.

   El pequeño padece la enfermedad desde sus primeros meses de vida y por ella perdió la vista, pero no baja los brazos. 

   En el video, Thiago dice que si conoce a los jugadores de Boca y al técnico Guillermo Barros Scheletto, estará más fuerte para pelearle al cáncer.

   "Yo quiero conocer a [Darío] Benedetto y a Guillermo, ese es mi sueño", dijo.

   Las imágenes llegaron al presidente Daniel Angelici, y, a través de Twitter, se comprometió a cumplirle el sueño.

   "Thiaguito, me conmovió mucho tu historia. Me comprometo a que puedas venir a visitarnos a La Bombonera y saludar a Guillermo y los jugadores. No abandones tu lucha", tuiteó.

 

 

Pasiones

    El pasado jueves, al salir del hospital, Thiago y su mamá fueron a comer a la casa de una amiga en Buenos Aires, previo regreso a Tres Arroyos.

   Allí él empezó a hablar de Boca y del amor que tiene por la camiseta. La dueña de casa grabó el video que se viralizó en las redes y que llegó hasta los protagonistas.

   Además de Boca, a Thiago le encantan los bomberos, sobre todo el sonido de la sirena. El pasado sábado, a su regreso del Garrahan (asiste todos los jueves para su tratamiento), fue recibido por la autobomba de Tres Arroyos y allí recorrió la ciudad ante el aplauso de sus vecinos y acompañado por su mamá y sus tres hermanos.

La enfermedad

   Cuando Thiago tenía a penas unos meses de vida fue derivado al Hospital Garrahan donde le diagnosticaron cáncer.

   Hoy, el nene tiene tres tipos de tumores malignos. Los médicos aseguran que pocas veces ocurren estas cosas y expresaron a los padres del pequeño que le cumplan sus sueños porque la medicina ya hizo todo lo que tenía a su alcance.

   Cuando Thiago tenía dos años, le detectaron un tumor en el ojo y debieron extraerlo. "Tuvieron que cerrarle un ojito porque, de lo contrario, (el tumor) se iba al cerebro. Había que decidirlo rápido, es muy duro, pero no quería arriesgar su vida. Creí que había terminado todo ahí pero no…", contó su madre.

   Luego, la enfermedad se trasladó a su otro ojo. (Crónica e Infobae)

twits a: @dinoderadio

Creado por Julio Torreguitart