Noticias con mirada de periodistas

El escritor pringlense César Aira, otra vez en las apuestas del Nobel

04.10.2017 20:16

En las listas de la agencia inglesa Ladbrokes, una de las más resonantes entre las que toman las apuestas antes de que cada año se conozca oficialmente al ganador del Premio Nobel de Literatura, el escritor pringlense César Aira se encuentra en el puesto número 13. Es el autor de Ema, la cautiva, de Una novela china, de El cerebro musical. En los últimos años ha sido también candidato al Man Booker Prize y Patti Smith reseñó un libro suyo para el New York Times.

Quien se imponga este año sucederá al cantautor estadounidense Bob Dylan, que se impuso el año pasado, en la que fue una de las elecciones más controvertidas de la historia del premio.

Mañana jueves, a las 8 hora argentina se conocerá finalmente a quien ha producido la obra más destacada, de acuerdo a la visión de un comité conformado por 18 miembros vitalicios, integrado por escritores, académicos y críticos.

Los nombres de los candidatos -los más nuevos, los de siempre- llegan asociados a supuestos criterios o a un "ideal" que, cada año, el público supone podría premiarse: es que la Academia Sueca nunca ha tenido una visión consecuente al respecto. Parece, en cambio, ir atravesando conceptos: en un artículo publicado en el cibersitio del Premio Nobel, el miembro de la academia Kjell Espmark delineó al menos siete períodos distintos en las interpretaciones del siglo XX, desde el "idealismo conservador" de los primeros años, en los que se honró Iglesia y familia, pasando por un período de "hombre común" en la década de 1930 -cuando Sinclair Lewis y Pearl Buck ganaron- y, más recientemente, una determinación de reconocer a escritores por fuera de las tradiciones occidentales. Es que, hasta aquí, en más de un siglo de historia, sólo cinco países han recibido casi la mitad de los premios de literatura desde 1901: Francia, Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y Suecia.

Los dos últimos ganadores abrieron a su vez un nuevo espectro, que alimenta todo tipo de especulaciones: ya no solo se premian las ficciones literarias. En 2015 y 2016, el premio fue para escritores que nadan por los márgenes de los géneros más convencionales, la novela y la poesía. Los libros de Svetlana Alexievich (ganadora 2015) son reportajes sociopolíticos de altísimo nivel, y se puede decir que las letras de Bob Dylan (2016) tienen más poder en la canción que en el papel, por lo que muchos suponen que con el ganador de esta edición se buscará un consenso más amplio.

En el primer puesto según las apuestas aparece Ngugi Wa Thiong'o. El autor keniata y activista político es una de las voces más importantes de la literatura africana; entre sus obras se pueden destacar El brujo del cuervo o El diablo en la cruz. El segundo es para un conocido: Haruki Murakami. Si la obra del japonés la tiene fuerza suficiente como para llevarse el premio, o si ha destacado socialmente, es algo que muchos cuestionan, en cualquier caso, se hizo fama como eterno candidato.

Les sigue en la lista Margaret Atwood -canadiense y una de las mejores escritoras contemporáneas-, aunque quizás le quite chances el hecho de que la adaptación televisiva de El cuento de la criada, haya ganado ocho premios Emmy, imponiéndose entre las series como la gran vencedora del mundo de la televisión. Y luego Ko, un -poeta y activista que lleva varios años como candidato y es considerado una de las figuras vivas más importantes de la literatura coreana-, Amos Oz -periodista y escritor israelí que viene sonando para hacerse con el premio desde hace décadas-, Claudio Magris -ganador del Premio Strega y del Príncipe de Asturias de las Letras en 2004-, y Javier Marías.

Completan la lista Adonis -el poeta sirio afincado en Francia que también lleva varios años como candidato-, Don DeLillo - escritor estadounidense abanderado de la novela posmoderna-, y Yan Lianke -autor chino ganador de premios como el Franz Kafka y propuesto al Príncipe de Asturias.

Fuente: El Orden de Pringles y Clarín

twits a: @dinoderadio

Creado por Julio Torreguitart