Noticias con mirada de periodistas

Cuidados tras la ola polar: ¿Qué es y cómo evitar la intoxicación por monóxido de carbono?

20.07.2017 18:15

La prevención es un factor fundamental para eludir este tipo de daño. Controlar los artefactos de calefacción, ventilar los ambientes diariamente y verificar que las rejillas de ventilación estén libres de obstáculos son algunos de los consejos que recomiendan los especialistas.

Cuanto más disminuyen las temperaturas, mayor es el riesgo de sufrir una intoxicación por inhalación de monóxido de carbono, ya que se prenden con más frecuencia y durante períodos prolongados los artefactos de calefacción y en algunos casos sin tener los cuidados necesarios.

Durante la columna de salud que Marcela Elizalde tiene a cargo todos los martes en “Qm Noticias Edición Central”, el doctor Oscar Sainz, especialista en medicina legal y laboral e integrante de la Federación Médica de la Provincia de Buenos Aires, explicó las razones por las cuales este gas produce daños en la salud.

“Todos aquellos artefactos que nos ayudan para nuestra calefacción tienen la particularidad de consumir oxígeno. Estufas, cocinas, termotanques, todos los instrumentos que están en nuestros hogares, producto de la combustión, fabrican monóxido de carbono, un gas que no se percibe, porque no tiene olor, y que cuando aumenta su concentración en el ambiente puede producir daños graves, hasta la muerte”, señaló.

En ese sentido, el especialista hizo especial hincapié en la prevención. “Controlar los artefactos, ventilar los ambientes diariamente, verificar que las rejillas de ventilación estén libres de obstáculos para permitir un intercambio de aire dentro de las habitaciones” fueron alguna de sus recomendaciones. 

“A medida que va aumentando la concentración de este gas en el ambiente, es más letal, produce daños más graves, que muchas veces son irreversibles”, destacó Sainz, y agregó que “la intoxicación se puede producir en un auto, con los gases del escape, que a veces está roto e ingresan al habitáculo”.

También habló de la “intoxicación profesional”, que es aquella que ocurre en quienes, por su trabajo, están permanentemente en contacto con productos que se combustionan mal. "Pueden tener una intoxicación crónica, con dolores de cabeza, náuseas, vómitos", indicó.

En caso de padecer una de estas situaciones, la acción inmediata debe basarse en acudir a un "ambiente rico en oxígeno”. En los casos más graves, según señaló el médico, se procede a “hacer una respiración asistida con concentraciones importantes de oxígeno, incluso hasta cámaras hiperbáricas”.

Infocielo

twits a: @dinoderadio

Creado por Julio Torreguitart