Noticias con mirada de periodistas

¿Llegará el país a las 720 horas de clases?

15.04.2015 22:23

 EL CALENDARIO ESCOLAR ES UNO DE LOS MÁS CORTOS. EN CHILE SUPERAN LAS MIL HORAS Y PERÚ, LAS 900.

 
Generalmente, cuando se habla o se discute respecto al tiempo que se exige a los estudiantes estar en clase, se vincula con la cantidad de días que se extiende el período educativo. En la Argentina, la búsqueda es llegar a 190 días de clase, lo que traducido a horas de enseñanza significa alrededor de 720 horas. Pero al parecer es muy difícil alcanzar este ritmo y en algunos ciclos escolares -feriados y más feriados, así como huelgas- no se alcanzan ni remotamente.
Además, esa cantidad de horas es muy reducida en relación con otros países. Chile por ejemplo, llega a 1087 horas y Estados Unidos a 1097. Francia tiene 918, Perú 869 y Alemania, México y Brasil, se ubican en las 800 horas. Uruguay, peor que la Argentina, llega apenas a 630.
La cantidad de jornadas inhábiles para la educación parecería crecer: entre fines de marzo y principios de abril, feriado puente incluido, hubo apenas 4 días de clase en 16 jornadas corridas, un verdadero récord al ser consecutivo el Día de la Memoria, aquel feriado turístico y la Semana Santa, convertida desde hace algunos años, otra vez, en 96 horas de descanso.
Otro elemento a tener en cuenta es la duración de cada jornada escolar, hasta inclusive el horario de comienzo de cada día de clases, ya que existen fundamentos científicos de que los jóvenes tienen su pico matutino no antes de las 8.
Cada tres años, un organismo internacional dedicado a la educación, dependiente de la OCDE, agrupamiento de las principales economías del planeta, hace una evaluación de los jóvenes de hasta 15 años en el nivel educativo que fuese, incluyendo 65 naciones, entre las cuales la Argentina. Se llama "Prueba PISA" y naturalmente origina discordancias en cuanto a las interpretaciones, pero de todas maneras, por ejemplo, en el año 2012 (este año se debe cumplir otra edición) nuestro país, en la prueba de matemáticas por alumnos de 9 años en escuelas públicas, logró 388 puntos, superando a Perú (con 368), pero quedando detrás de Méjico (413) y Chile (423).
En cuanto a la referencia de cantidad de alumnos por maestro, la Argentina, con 16 alumnos promedio, tuvo peor rendimiento que Chile (con 22 estudiantes por maestro), Colombia y México (ambas con 28).
Para los especialistas, se hace indispensable aumentar ese tiempo obligatorio de estudios, por día, para mejorar los rendimientos. No olvidemos, por otro lado, que el ciclo primario, obligatorio desde hace muchos años, se encuentra cerca de la incorporación absoluta, pero en el secundario (hace muy poco obligatorio) se encuentra aún lejos del punto ideal.

El horario de los escolares 
La actividad educacional pública se inicia a las 8 de la mañana, mientras que en el sector privado existen algunas leves variaciones. Por ejemplo, en este último tipo, los cursos comienzan habitualmente una semana antes, pero en setiembre se brinda una semana sin clases.
Pero el horario de cada día recibe desde hace algún tiempo un análisis que tiende a demostrar que retrasando 30 minutos, por ejemplo, el ingreso matutino, se obtendría de los alumnos un mayor rendimiento. Al parecer, el madrugón va en detrimento de la capacidad cognitiva de los jóvenes.
Hay que tomar en cuenta en este aspecto que el horario de clases condiciona la actividad de toda la familia, dependiendo de ello el ritmo y el cumplimiento de horarios por parte de los padres. Expertos en medicina del sueño, en un encuentro científico en Estados Unidos, recomendaron el año pasado que las escuelas secundarias inicien la jornada con algún retraso respecto a horario habitual, permitiendo así que puedan dormir un rato más. No debe olvidarse que si bien los adultos, en su mayoría, encuentran suficiente 8 horas de descanso nocturno, los jóvenes necesitan de 9 a 10 horas.
No pocos establecimientos privados han fijado el horario de clases a las 8.30 e inclusive a las 9, dado que el rendimiento intelectual es mayor que ingresando a las 7.45 por ejemplo. ¿El horario actual es solamente una costumbre o un deseo de los padres para amoldar su propia actividad a la de sus hijos? ¿Modificarlo significa mejor rendimiento individual muy pronunciado? Si dormimos mal o muy poco, nadie tiene la misma capacidad. Otro consejo para los padres: los chicos deben acostarse no más allá de las 21.45, para completar su descanso; nada de televisores o computadoras en el dormitorio, que origina la costumbre de hasta comer en la cama, ya que la mente se habituará a ese mecanismo de vida; los menores deben evitar tomas bebidas estimulantes después de las 18 y no dejar en funcionamiento los celulares o videojuegos.
Fuente: La voz del pueblo

twits a: @dinoderadio

Creado por Julio Torreguitart